La Fundación IEISA apuesta por la investigación biomédica a través del CIMA de la Universidad de Navarra

"El CIMA está pensado para buscar soluciones a las enfermedades y al sufrimiento de los pacientes", afirma el Director General del Centro de Investigación Médica Aplicada de la Universidad de Navarra, Francisco Errasti.

"Tenemos todo el proceso productivo científico en nuestras manos: desde la investigación en el laboratorio hasta la posibilidad de realizar ensayos clínicos en la Clínica Universitaria y patentar los resultados", agrega Errasti. En este sentido, señala que ya existen "algunas patentes concedidas y estamos dispuestos a desarrollarlas y comercializarlas".

El CIMA, un edificio de 15.030 metros cuadrados en el que trabajan 320 investigadores y científicos, nació para dar respuesta a la necesidad de combatir las enfermedades que hoy causan el 90% de los fallecimientos del mundo occidental y que, todavía, no tienen curación. 

Otra de las novedades del CIMA, a su juicio, es su modelo de financiación, pionero en España, que permite canalizar el compromiso social de diversas entidades que han apostado por apoyar la investigación biomédica. En 2003 se suscribió un contrato de investigación y transferencia de tecnología con 15 empresas y entidades constituidas en una UTE (Unión Temporal de Empresas) por el que "a cambio de financiar la investigación, serán titulares de los resultados obtenidos". Entre los firmantes de este acuerdo -que han financiado durante diez años 152 millones de euros- se encuentran las entidades y empresas de Biotecnología filiales de grupos como el BBVA, El Corte Inglés, Pontegadea (Sociedad de Amancio Ortega), Omega Capital (de Alicia Koplowitz), Grupo Masaveu, Corporación Caja Navarra, Sodena, Caja Rural de Navarra, Unicaja, Ungria Patentes, Grupo Fuertes (El Pozo), Caixa Galicia y Fundación IEISA.

Más información en www.cima.es