Estatutos de la Fundación IEISA

 

CAPÍTULO PRIMERO: DENOMINACIÓN, RÉGIMEN, ÁMBITO Y DOMICILIO

Artículo 1º.- La "FUNDACIÓN IEISA" es una organización privada, de naturaleza funda­cional, con personalidad jurídica propia y plena capacidad de obrar, que carece de ánimo de lucro y tiene afectado de modo duradero su patrimonio a la realización de fines de interés general.

Artículo 2º.- La Fundación se regirá por la Ley 50/2002, de 26 de diciembre y las demás disposiciones legales vigentes, por la voluntad de los fundadores manifestada en la Escritura de constitución y en estos Estatutos, así como por los acuerdos que en interpretación de los mismos Estatutos adopte la Junta de Fundadores.

Artículo 3º.- El cumplimiento de los fines fundacionales queda confiados al Patronato, el cual deberá actuar en todo momento de acuerdo a la voluntad fundacional expresada conforme a lo dispuesto en el artículo anterior.

Artículo 4º.- La Fundación es de duración ilimitada y desarrollará sus actividades en el ámbito de todo el territorio nacional. El domicilio radicará en Madrid, calle Castelló, 117. El Patronato podrá trasladar el domicilio de la Fundación conforme a lo dispuesto en la Ley. La Fundación para el mejor desarrollo de sus actividades podrá crear estableci­mientos y delegaciones en otros puntos del territorio nacional y del extranjero.

 

CAPÍTULO SEGUNDO: FINES FUNDACIONALES

Artículo 5º.- La Fundación tiene como fines la promoción de iniciativas de carácter social que faciliten: a) el acceso y la mejora de la formación humana, cultural y científica, conforme a las capacidades de las personas o colectivos; b) la dispensación de la necesaria asistencia médica a quienes carezcan de recursos económicos apropiados; y c) la realización de toda clase de proyectos científicos, de difusión social o cultural, de investigación y desarrollo, relacionados con el saber teórico y aplicado. Podrá conseguir estos fines directamente o mediante la prestación de ayudas a otras entidades que tengan una finalidad análoga.

Artículo 6º.- Para la consecución de estos fines, la Fundación podrá realizar las siguientes actividades, que se enumeran a simple título enunciativo y no limitativo:

  1. Conceder toda clase de ayudas a personas físicas, y colaborar por cualquier medio admitido en derecho, incluida la aportación de recursos propios, con otras entidades que realicen actividades comprendidas en los fines propios, o que cooperen a su consecución.
  2. Promover, financiar y gestionar centros –tanto de nueva creación, como ya existentes- que contribuyan a conseguir los fines fundacionales.
  3. Organización y financiación de cursos, conferencias, seminarios, y toda clase de actividades análogas.
  4. Promover y colaborar en la edición y distribución de publicaciones de todo tipo relacionadas con los fines fundacionales. La adquisición y explotación de derechos de autor, patentes, marcas y cualquier otra modalidad de propiedad intelectual relacionados con las actividades realizadas por la Fundación.
  5. La realización de actividades de voluntariado y de cooperación internacional al desarrollo, mediante la colaboración con otras entidades no gubernamentales, pudiendo a estos efectos servir de cauce para destinar a finalidades concretas, en España o en otros países, los recursos recibidos de personas físicas o jurídicas con estricto respeto a la voluntad de los donantes.
  6. La concesión de becas para la realización de proyectos de investigación y la adquisición, en su caso, de los trabajos resultantes de esos estudios.

La Fundación podrá realizar sus actividades bien directamente, bien  mediante la promoción y constitución de otras entidades sin fin de lucro.

Atendidas las circunstancias de cada momento, la Fundación tendrá plena libertad para proyectar su actuación hacia cualquiera de las actividades expresadas en el presente artículo, o hacia otras subsumibles o relacionadas con ellas.

 

CAPÍTULO TERCERO: GOBIERNO DE LA FUNDACIÓN

Artículo 7º.‑ La representación, el gobierno y la administración de la Fundación se confían de modo exclusivo al Patronato, que ejercitará las facultades que le corresponden con sujeción a lo dispuesto en la legislación vigente y en estos Estatutos.

La competencia del Patronato se extiende, sin excepción alguna, a la resolución de cuantas incidencias pudieran surgir en aplicación de los presentes Estatutos, así como a la adquisición, administración, gravamen y disposición de los bienes y derechos que integran el patrimonio de la Fundación.

Entre otras facultades, y sin perjuicio de las previstas tanto en la legislación vigente como en otros artículos de los presentes Estatutos, corresponde al Patronato:

  1. Dar cumplimiento a la voluntad de los fundadores y a los presentes Estatutos, así como velar en todo momento por el cumplimiento de los fines fundacionales, conforme a las indicaciones recibidas de la Junta de Fundadores.
  2. Designar, conforme a lo dispuesto en los presentes Estatutos, a las personas que hayan de desempeñar el cargo de Patrono y ejercer la acción de responsabilidad respecto de los actos realizados por los miembros del Patronato.
  3. Aprobar los Planes de actuación.
  4. Examinar, y en su caso aprobar, las Cuentas Anuales y la Memoria de actividades.
  5. Acordar la modificación de los Estatutos, así como la fusión, la extinción y la liquidación de la Fundación, y decidir libremente sobre el destino de los bienes y derechos resultantes.
  6. Otorgar y revocar poderes a las personas que estime conveniente. Establecer Delegaciones especiales y regular su estructura y funcionamien­to.
  7. Organizar y dirigir el funcionamiento interno y externo de la Fundación; establecer los Reglamentos de todo orden que considere convenientes; nombrar y separar libremente a todo el personal directivo, facultativo, técnico, administrativo, auxiliar, subalterno y de cualquier otra índole, y señalar su sueldo, honorarios y gratificaciones, sin otras formalidades que las que discrecionalmente se señalen para cada caso.
  8. Delegar alguna o algunas de las facultades precedentes en uno o varios Patronos, salvo la aprobación del Plan de actuación y de las Cuentas Anuales, la modificación de los Estatutos, la fusión, la extinción y la liquidación de la Fundación, y aquellos actos que requieran la autorización del Protectorado.
  9. Ejercer las demás facultades y funciones que le atribuyen los presentes Estatutos o resulten propias e inherentes al Patronato, considerado como el órgano supremo de representación, gobierno y administración de la Fundación.

Artículo 8º.‑ El Patronato de la Fundación estará compuesto por un mínimo de tres personas que serán llamados Patronos, los cuales mediante acuerdo adoptado por mayoría de dos tercios de los Patronos en ejercicio, elegirán de su seno un Presidente, un Vicepresidente y, en su caso, un Secretario.

El primer Patronato será el designado por los Fundadores en la escritura fundacional, teniendo los Fundadores el carácter de Patrono a título vitalicio. Tendrán también este carácter los Patronos elegidos conforme a lo dispuesto en el artículo 17º.

Los miembros no vitalicios del Patronato ejercerán su cargo por un período de cinco años, y podrán ser reelegidos en su cargo de Patrono indefinidamente.

El Presidente, Vicepresidente y Secretario ejercerán estos cargos por un período de cinco años, salvo que perdieran la condición de Patrono, en cuyo caso cesarán automáticamente en dicho cargo. Podrán ser reelegidos en dichos cargos indefinidamente.

Artículo 9º.‑ Las vacantes se producirán por expiración del plazo para el que los Patronos hubieran sido elegidos, por fallecimiento o renuncia de éstos, así como por las causas previstas en la legislación vigente.

El Patronato designará, mediante acuerdo adoptado por mayoría de dos tercios de los Patronos en ejercicio, las personas que hayan de cubrir las vacantes que hubiese en cada momento.

El Patronato, mediante acuerdo adoptado por mayoría de dos tercios de los Patronos en ejercicio, podrá sustituir las personas que desempeñen los cargos de Presidente, Vicepresidente y Secretario; asimismo se cesará en estos cargos por expiración del plazo para el que sus titulares hubieran sido elegidos, por fallecimiento o por renuncia.

Artículo 10º.‑ El cargo de Patrono será de confianza y honorífico; en consecuencia, sus titulares lo desempeñarán gratuitamente, sin perjuicio de ser reembolsados por los gastos debidamente justificados que el desempeño de su función les ocasione.

No obstante lo establecido en el apartado anterior, el Patronato podrá fijar una retribución adecuada a aquellos Patronos que presten a la Fundación servicios distintos de los que implica el desempeño de las funciones que les corresponden como miembros del Patronato, previa autorización del Protectorado.

Artículo 11º.‑ La designación y la aceptación del cargo de Patrono, así como su sustitución, cese y suspensión deberán formalizarse conforme a lo establecido en la Ley, comunicarse formalmente al Protectorado e inscribirse en el Registro de Fundaciones.

Artículo 12º.‑ El Patronato se reunirá cuantas veces lo estime necesario el Presidente, quien deberá convocarlo cuando legalmente proceda o también cuando lo soliciten la mitad de sus miembros. Las convocatorias se cursarán conforme a las normas que, al efecto, apruebe el propio Patronato. El Patronato quedará válidamente constituido cuando concurran a la reunión la mitad más uno de sus miembros.

No será precisa la convocatoria previa cuando concurran todos los patronos y acuerden por unanimidad la celebración de una reunión.

Cada Patrono podrá hacerse representar en las reuniones por otro Patrono expresamente por él designado de forma expresa, el cual deberá ajustarse a las instrucciones que, en su caso, el representado formule por escrito.

De las reuniones del Patronato se levantará por el Secretario la correspondiente acta, que deberá ser aprobada por todos los Patronos presentes en las misma reunión a la que se refiera el acta. Ésta se transcribirá en el correspondiente libro y será firmada por el Secretario con el visto bueno del Presidente.

Artículo 13º.‑ Los acuerdos del Patronato serán inmediatamente ejecutivos y, sin perjuicio de lo estipulado expresamente en otros artículos de los presentes Estatutos, se tomarán por mayoría de votos de los Patronos que concurran a la reunión, salvo los que se refieran: a la modificación de los Estatutos; al ejercicio de la acción de responsabi­lidad respecto de algún Patrono; a la enajenación y gravamen de los bienes integrantes de su patrimonio respecto de los cuales se requiera la autorización del Protectorado; y a la fusión, extinción y liquidación de la Fundación, para los cuales se requerirá el voto favorable de los dos tercios de los Patronos en ejercicio, excluidos en su caso los afectados personalmente por los acuerdos a adoptar.

Artículo 14º.‑ El Presidente del Patronato convocará sus reuniones, las presidirá, dirigirá sus debates, y ejecutará los acuerdos que adopte, salvo lo dispuesto en el artículo 16º, b), y salvo cuando al adoptarlos se designe a otra persona para su ejecución.

Artículo 15º.‑ Corresponderá al Vicepresidente la sustitución provisional y el ejercicio de las atribuciones del Presidente, en caso de vacante, ausencia o imposibili­dad física del mismo. En los mismos supuestos el Vicepresidente será sustituido por el Patrono más antiguo o de mayor edad, si la antigüedad de ambos fuere la misma.

Artículo 16º.‑ El Secretario tendrá a su cargo:

  1. los servicios burocráticos y el archivo de documentos; y con su firma garantizará la autenticidad de las actas y certificaciones que expida con el visto bueno del Presidente, y
  2. elevar a instrumento público los acuerdos del Patronato.

En caso de vacante, ausencia o imposibilidad física, el Secretario será sustituido provisionalmente por el Patrono más moderno o de menor edad, si la antigüedad de ambos fuere la misma. El cargo de Secretario podrá recaer en una persona que no sea miembro del Patronato. En ese caso asistirá a sus reuniones con voz pero sin voto.

Artículo 17º.- Los Patronos vitalicios en ejercicio en el momento de la aprobación de los presentes Estatutos, designarán a las personas que, en número nunca inferior a tres, integrarán la Junta de Fundadores de la Fundación. Dicha Junta se encargará –conforme a lo dispuesto en el artículo 2º- de velar por el cumplimiento de la voluntad fundacional. Con este fin podrá dar al Patronato las indicaciones que considere precisas, el cual deberá llevarlas a la práctica conforme a lo dispuesto en la Ley y en estos Estatutos. En concreto, y mientras esté en funcionamiento dicha Junta, el Patronato deberá solicitar esas indicaciones antes de adoptar cualquier acuerdo relacionado con la modificación de los Estatutos, así como con la fusión, la extinción y la liquidación de la Fundación.

Será Presidente de la Junta de Fundadores el miembro de más edad y el Secretario el más joven. Las convocatorias de las reuniones se cursarán por el Presidente, y los acuerdos se adoptarán por mayoría de los presentes. De las reuniones se levantará por el Secretario la correspondiente acta, que deberá ser aprobada por todos presentes en las mismas. Ésta se transcribirá al libro de actas de la Fundación y será firmada por el Secretario con el visto bueno del Presidente.

Cualquier miembro de la Junta de Fundadores podrá solicitar ser designado Patrono. En ese caso, el Patronato, una vez comprobado que el solicitante reúne las condiciones legalmente previstas, procederá a efectuar dicha designación. Los miembros del Patronato así designados tendrán la condición de Patrono a título vitalicio.

 

CAPÍTULO CUARTO: REGLAS BÁSICAS PARA LA APLICACIÓN DE LOS RECURSOS AL CUMPLIMIENTO DE LOS FINES FUNDACIONALES Y PARA LA DETERMI­NACIÓN DE LOS BENEFICIARIOS

Artículo 18º.- A la realización de los fines fundacionales deberá ser destinado, al menos, el setenta por ciento de las rentas o cualesquiera otros ingresos netos que, previa deducción de impuestos, obtenga la Fundación, debiéndose destinar el resto a incrementar la dotación fundacional o las reservas según decisión del Patronato. La Fundación podrá hacer efectiva la proporción de rentas e ingresos en el plazo de cuatro años a partir de su obtención. En el cálculo de los ingresos no se incluirán las aportaciones que tengan la consideración legal de dotación patrimonial.

Tanto la proporción como el plazo citado, se adaptarán a lo dispuesto en cada momento por la legislación vigente, sin que para ello sea preciso proceder a modificar estos Estatutos.

Artículo 19º.- La determinación de los beneficiarios se efectuará por el Patronato con criterios de imparcialidad y no discriminación entre las personas y entidades que formen parte de los sectores de población comprendidos en los fines fundacionales, conforme a las siguientes reglas:

  1. Las ayudas de tipo asistencial se distribuirán entre las personas y entidades que reúnan las siguientes circunstancias:

                a)         que soliciten una ayuda que la Fundación pueda ofrecer,
                b)         que no puedan conseguir el fin perseguido a través de otros medios, y
                c)         que justifiquen su aplicación al fin para el que lo solicitan.

  2. Cuando se trate de prestaciones dirigidas a fomentar e impulsar la realización de trabajos de investigación científica, o de naturaleza cultural o formativa, será necesaria la acreditación de la capacidad precisa para realizarlos de acuerdo con los criterios que para cada caso establezca el Patronato. En estos casos, el Patronato podrá recabar la colaboración de entidades que gocen de experiencia y prestigio en las correspondientes áreas para, de acuerdo con su parecer, otorgar esas ayudas.

La Fundación podrá obtener ingresos por las actividades que realice siempre que ello no implique una limitación injustificada del ámbito de sus posibles beneficiarios.

Nadie, ni individual, ni colectivamente, podrá alegar frente a la Fundación ningún derecho al goce de dichos beneficios, ni imponer su atribución a personas determina­das.

 

CAPÍTULO QUINTO: PATRIMONIO Y RÉGIMEN ECONÓMICO

Artículo 20º.‑ El Patrimonio de la Fundación puede estar integrado por toda clase de bienes, derechos y obligaciones susceptibles de valoración económica que integren la dotación, así como por aquellos que adquiera la Fundación por todos los medios admitidos en derecho con posterioridad a su constitución, se afecten o no a la dotación.

Artículo 21º.‑ La dotación de la Fundación estará integrada:

  1. Por la aportación inicial, recogida en la escritura fundacional.
  2. Por los bienes y derechos de contenido patrimonial que durante la existencia de la Fundación se aporten en tal concepto por los fundadores o por terceras personas, y
  3. Por los bienes y derechos de contenido patrimonial que durante la existencia de la Fundación se afecten por el Patronato, con carácter permanente, a los fines fundacionales.

Artículo 22º.- Los bienes y derechos que formen parte del patrimonio de la Fundación, deberán figurar a nombre de la Fundación, constar en su inventario y estar inscritos en los Registros que se determinen por la legislación vigente.

Artículo 23º.‑ El Patronato podrá en todo momento y cuantas veces sea preciso, a tenor de lo que aconsejen las coyunturas económicas y conforme a lo previsto en la legislación vigente, efectuar las modificaciones que estime necesarias o convenientes de las inversiones del patrimonio de la Fundación, con el fin de evitar que éste, aun manteniendo su valor nominal, se reduzca en valor efectivo.

La Fundación podrá desarrollar actividades económicas cuyo objeto esté relacionado con los fines fundacionales o sean complementarias o accesorias a las mismas. También podrá intervenir en cualesquiera actividades económicas a través de su participación en sociedades mercantiles conforme a lo dispuesto en la Ley.

Artículo 24º. El ejercicio económico coincidirá con el año natural. El Patronato, previo examen por la Junta de Fundadores cuando la naturaleza de las decisiones lo requiera, aprobará anualmente y en los plazos establecidos legalmente, tanto el Plan de actuación correspondiente al ejercicio siguiente, como las Cuentas Anuales del ejercicio anterior.

Corresponderá al Secretario del Patronato la formulación de las Cuentas Anuales, previamente a su aprobación por el Patronato y su envío al Protectorado.

 

CAPÍTULO SEXTO: MODIFICACIÓN, FUSIÓN, EXTINCIÓN Y LIQUIDACIÓN

Artículo 25º.‑ Los presentes Estatutos podrán ser objeto de modificación mediante acuerdo adoptado por el Patronato cuando resulte conveniente a los intereses de la Fundación.

Artículo 26º.‑ Sólo procederá la fusión con otra Fundación por iniciativa y decisión propia del Patronato y siempre que resulte conveniente a los intereses de la Fundación; se requerirá, asimismo, idéntico acuerdo de la otra Fundación.

Artículo 27º.- La Fundación se extinguirá cuando concurra alguna de las causas previstas en la legislación vigente y mediante el previo cumplimiento del procedimiento establecido al efecto.

Artículo 28º.- La extinción de la Fundación, salvo en el caso de fusión, determinará la apertura del procedimiento de liquidación, que se realizará por el Patronato de acuerdo con la legislación vigente.

El Patronato podrá destinar libremente los bienes y derechos resultantes de la liquidación a cualquier fundación o entidad no lucrativa privada que persiga fines de interés general, y que tenga afectados sus bienes, incluso para el supuesto de su disolución, a la consecución de aquéllos.

En ningún caso podrán destinarse a aquellas entidades cuyo régimen jurídico permita, en los supuestos de extinción, la reversión de su patrimonio al aportante del mismo o a sus herederos o legatarios, salvo que la reversión esté prevista a favor de alguna entidad beneficiaria de mecenazgo a los efectos previstos en los artículo 16 a 25, ambos inclusive, de la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, o de las que vengan a sustituirla; ni a ninguna otra entidad que no tenga esta consideración.